Vender una vivienda heredada ahora es más rápido: Suprimido el artículo 28 de la Ley Hipotecaria

El pasado viernes 3 de septiembre quedó suprimido el artículo 28 de la Ley Hipotecaria, que fijaba un periodo de dos años desde el fallecimiento del dueño del inmueble sin herederos forzosos.

Este artículo 28 establecía que las viviendas heredadas a familiares directos del fallecido (como hermanos, sobrinos, etc.) o indirectos, no eran reconocidos como propietarios de la vivienda en el Registro de la Propiedad hasta que transcurrieran 2 años, durante los cuales podría aparecer un heredero forzoso y reclamar el inmueble.

La venta se registraba en el Registro de la Propiedad, pero quedaba una anotación preventiva de que estaba sujeta a la cláusula del artículo 28. Pasados los dos años ya se sabía que la propiedad era libre. Desde el pasado viernes 3 de septiembre, el comprador de una vivienda heredada será plenamente su dueño, ya que esta norma tiene carácter retroactivo. Con la derogación del artículo, se prevé que las entidades financieras faciliten la concesión de hipotecas que hasta ahora, por el riesgo de que apareciera una tercera persona con mejor derecho en la herencia y reclamara el bien.

Una Ley que fue aprobada en 1946

El precepto que contemplaba esos dos años de plazo, conocido como la Ley Cuba, pretendía proteger a un posible heredero desconocido, por ejemplo, un hijo que en un momento dado quisiera reclamar su parte de la herencia. Aprobada en 1946, estaba especialmente pensada para hijos de españoles emigrados a las colonias. "Las inscripciones de fincas o derechos reales adquiridos por herencia o legado, no surtirán efecto en cuanto a tercero hasta transcurridos dos años desde la fecha de la muerte del causante. Exceptúanse las inscripciones por título de herencia testada o intestada, mejora o legado a favor de herederos forzosos".

La pandemia del Covid-19 ha provocado un considerable aumento de herencias de viviendas. Según la Estadística experimental sobre la estimación de defunciones semanales, durante el brote de COVID-19 (EDeS), que realiza el INE y que contabiliza las defunciones por todas las causas, se observó un considerable aumento en el número de defunciones entre mediados de marzo y finales de diciembre de 2020, cuando fallecieron en España 391.760 personas frente a las 311.196 defunciones en el mismo periodo de 2019, lo que supone una diferencia de 80.564 personas. Según el INE, entre enero y junio se han contabilizado 103.116 transmisiones de la propiedad de viviendas por herencias en el conjunto de España, un máximo de la serie histórica, que comenzó en 2007.

Más Información

Suscríbete a la Newsletter

Apenas el 0,34% de las viviendas ofertadas en España ha experimentado una bajadas de precio en agosto Aspectos importantes a la hora de contratar la tasación de un inmueble