Fotografía del mercado del alquiler en España

El gran grupo de compradores potenciales, los jóvenes de entre 25 y 35 años, no pueden comprar una vivienda por la situación de desempleo, sus bajos salarios y por la precariedad asociada a la mayoría de los nuevos empleos que se crean.

Mercado del alquiler en España

Y es que, según la última EPA, el desempleo entre los menores de 25 años se sitúa en el 37,46% y los menores de 25 años que trabajaban  ganaron de media 1.029 euros brutos al mes en 2016 -en 2011 esta cifra ascendía a 1.118 euros-, mientras que la nómina de los menores de 35 se situó en los 1.543 euros.

Si no se responde a esta demanda, los precios del alquiler seguirán subiendo

Puesto que este colectivo no está comprando, muchos eligen alquilar, lo que ha provocado en gran medida que el mercado del alquiler en España se dispare, lo que ha conllevado una subida en los precios: Solamente en el último año, el encarecimiento ha sido del 9% en Madrid y del 6,6% en Barcelona.

«Si no se responde a esta demanda, los precios del alquiler seguirán subiendo», avisan desde CoHispania, sociedad de consultoría y valoración homologada por el Banco de España. Eso, además, elevará los precios de los hogares para la venta.

El mercado del alquiler en España representó, según datos de CoHispania, el 16,3% del parque inmobiliario total en 2016, una relación no vista desde 1987. Si se toman las cifras de Eurostat este último dato ascendía al 22% el pasado año. Por el contrario, el porcentaje de viviendas en propiedad se ha redujo en 2016 al 77,1%, cifra no vista desde 1988. 

El mercado inmobiliario no es ajeno a esta tendencia y por esta razón, una ola de SOCIMIs están desde hace meses dirigiendo su foco al sector de la vivienda en alquiler. La rentabilidad media en los activos residenciales de alquiler en la grandes ciudades como Madrid o Barcelona en situó en torno al 6%  en 2016 y el 7% en los primeros meses de 2018.

Las nuevas SOCIMIs están respaldando la adquisición de terrenos edificables para la construcción de viviendas en alquiler

Las SOCIMIs residenciales se han puesto en marcha debido al potencial de invertir en este campo. En 2016 únicamente Fidere y Optimum III eran las únicas SOCIMIs residenciales que funcionaban. Alquiler Seguro, con su SOCIMI Quid Pro Quo comenzó a cotizar en diciembre de 2017 con 625 actividades en su primera fase y Domo Activos Socimi, la gestora de cooperativas, con una cartera de 1.400 unidades, debutó en el MAB en septiembre del pasado año. También se unieron el grupo valenciano Iverplus, el estadounidense Blackstone y Testa Residencial se espera que lo haga en los próximos meses después de que Merlin haya elevado hasta el 16,95% su participación en la que fuera su filial y que controlará el mayor parque de vivienda en alquiler del mercado nacional con más de 9.000 viviendas.

El mercado inmobiliario se encuentra en constante evolución y se adapta a los nuevos tiempos y actores, como ha ocurrido (y ocurre) con las SOCIMISs. Estos vehículos de inversión que tienen importantes ventajas fiscales y cuya estructura se creó en 2012 para promover el arrendamiento de propiedades. Hoy es un actor fundamental en el mercado del alquiler residencial y cuyo objetivo es profesionalizar el mercado inmobiliario del alquiler ante su creciente demanda.

Las nuevas SOCIMIs están respaldando el alquiler de viviendas y la adquisición de terrenos edificables para la construcción de viviendas en alquiler.

Aparte de la SOCIMIs, existen fondos internacionales están involucrándose en el sector del alquiler residencial. Los analistas pronostican un año fuerte para el mercado residencial, impulsado por el mercado de la compra para alquiler y el aumento de la demanda de viviendas para alquilar.

Cerberus, Blackstone, Oaktree o Goldman Sachs Azora son los mayores propietarios de viviendas en arrendamiento en España. Asimismo, Banco Santander vendió al banco de inversión estadounidense Blackstone la mitad de los activos tóxicos que heredó con la compra de Banco Popular por algo más de 5.000 millones. El valor bruto de los activos se situó en 30.000 millones, de los que 8.000 millones eran viviendas.

BBVA vendió en noviembre el 80% de su cartera inmobiliaria valorada en 13.000 millones al fondo americano Cerberus por 4.000 millones.

El nuevo fenómeno inversor protagonizado por fondos que persiguen maximizar su beneficio se hace así con 78.000 activos localizados principalmente en Cataluña, Madrid y Valencia.

Estas y otras operaciones más pequeñas han puesto en manos de los fondos más de 80.000 inmuebles que buscan explotar en gran medida por régimen de alquiler.

 

Si le ha sido útil e interesante esta información, puede suscribirse a nuestra newsletter para estar al tanto de la actualidad del Sector Inmobiliario y de la Valoración.

socimis alquiler blackstone cerberus fidere testa residencial

Plan de Vivienda 2018: Estas son las ayudas para alquilar y comprar